Yo Soy Segundo

Recientemente, me senté en un confortable sillón con mi café favorito en la mano y con un equipo de trabajo. Trabajamos en un ejercicio que trata de sugerir adjetivos que mejor describan a los adolescentes en el 2015. Como grupo, surgieron palabras como “superficial”, “piensan en sí mismos”, “desentendido”.

Lo entendí, muchos dijeron lo mismo de mi generación y de mí. Seamos honestos. Todo lo que se tiene que hacer es navegar a través de Instagram y darse cuenta que esta generación no solamente ha inventado el “Selfie”, también ha perfeccionado el arte de eso. El término “Selfie” puede apoyar las percepciones generales y dirigirnos a la suposición de lo que trata esa generación.

Eschenbach dijo, “En la juventud aprendemos, en la adultez entendemos”. He trabajado con adolescentes desde hace más de una década. La sociedad muchas veces marca a esa generación como la del “Selfie”. Sin embargo, he aprendido que hay mucho más debajo de la superficie que miran nuestros ojos. Hay ciertas cosas clave que podemos aprender de los adolescentes que podrían inspirar al mundo a #Vivir Segundo.

5 Cosas por aprender de los adolescentes

1. Está bien no estar bien.

Esta generación, más que otras anteriores, celebra y  motiva a admitir el “no estoy bien”. Muchas personas sienten esta presión para presentarnos en una manera que dice “yo estoy bien”. La verdad es que todos tenemos “asuntos”. Los adolescentes aceptan esta realidad.

2. La justicia importa.

Una vez Kurt Cobain dijo, “el deber de la juventud es desafiar la corrupción”. Los adolescentes tienen una gran sensibilidad por la injusticia. Ya sea por el bullying, racismo, sexismo, pobreza o por tráfico de sexo,  esta generación no se sacude la cabeza con estos retos. Al contrario, ellos alzan su voz, creatividad y esfuerzo para hacerle frente a las injusticias en su mundo.

3. El valor de la comunidad

Los adolescentes valoran conocer a otros y ser conocidos. Las relaciones importan. Los adolescentes ven la comunión como algo necesario y lo cultivan intencionalmente, tanto en persona como por internet.

4. Celebra la singularidad

Nuestra sociedad crea etiquetas y categorías a prácticamente todo. Esta generación tiene cierto disgusto por las etiquetas y celebra la singularidad de cada uno. Su manera de ser enseña a otros que nuestro trabajo no es rechazar o juzgar a quienes están en nuestro alrededor, sino amar a los demás por cómo son.

5. Pensamiento global

La definición de un movimiento es “un grupo de personas trabajando juntas para promover su ideal político, social o ideas artísticas”. Los movimientos están catalizados para cambiar. Mientras los adolescentes celebran la individualidad, tienen un deseo para ser parte de algo más grande.

Una mirada más allá de los “selfies”, revela características y valores en los adolescentes que pueden inspirar a otros a #VivirSegundo

Por David Martin

David Martin es el Director de Estudiantes de I Am Second (Yo Soy Segundo). Para aprender más de este movimiento nacional de estudiantes, dale click aquí.

 

En una mañana de martes, Amy Lowe, profesora de teatro en la secundaria Franke Seale Middle School, tomó un conjunto de 200 estudiantes. La campana aún no había sonado cuando los alumnos ya estaban con sus mochilas en los pasillos. Mientras ellos entraban a su clase, los líderes pasaron el material que iban a discutir para la reunión.

Todo comenzó aproximadamente hace tres años, cuando unos estudiantes estaban juntos mirando unos vídeos de Yo Soy Segundo. La palabra se esparció en los pasillos de manera que a sus compañeros les provocó curiosidad. Amy sólo conocía a estos chicos como los amigos de su hija. Ahora los reconoce como líderes en la escuela.

Estos alumnos que comenzaron los grupos hace tres años, son líderes de los suyos en la secundaria. En la actualidad, nuevos líderes de estudiantes continúan con estos grupos. Amy sigue reuniendose semanalmente con ellos. En tan sólo pocas semanas, los nuevos líderes volarán a Florida para recibir un entrenamiento.

¿De dónde vienen los líderes?

Muchos de ellos comenzaron como estudiantes en sus días normales de colegio. El número de ellos no incluía a Emily, la hija de Amy.

“Emily era una líder en los grupos de Yo Soy Segundo sin siquiera conocer de Jesús”, recalcó Amy.

Sin embargo eso no duró mucho. En el sexto grado, Emily comenzó a preguntar acerca de Dios. A partir del 8vo grado, las preguntas que realizaba eran cada vez más profundas y comentaba acerca de eso en su grupo de Yo Soy Segundo. En un semestre frío de otoño, Emily le dijo a su madre, Amy, que ya estaba lista para ser bautizada.

Los estudiantes de 8vo año no son los únicos en dar un paso adelante  para liderar. Uno de sexto grado, Jace, se unió a un grupo y ni siquiera sabía de Jesús. Él sólo quería hacer amigos. Al pasar de los meses, se convirtió Segundo y los muchachos del 8vo grado comenzaron a invertir en él. Cada semana, más estudiantes de 6to grado se comenzaron a unir. Actualmente, Jace lidera su propio grupo y es uno de los líderes de Yo Soy Segundo en la secundaria Frank Seale Middle School.

¿Interesado en poder involucrar a sus alumnos en el movimiento Grupos de Estudiantes Líderes de Yo Soy Segundo? Mira