E3_I am Second_Albert Pujols_IMG_0075“No escogimos el Síndrome de Down, el Síndrome de Down nos escogió a nosotros”

 

La respetable carrera de Albert Pujols en la Liga Mayor de Baseball ha tenido momentos frecuentes en el foco de los medios. Quinientas carreras de home run hacen eso. Sin embargo, no fue sino hasta hace poco que audiencias pudieron tener un vistazo de su pasión más allá del baseball, Dios y la familia. Cualquier conversación acerca de esas pasiones, eventualmente lleva al tema del Síndrome de Down.

Pujols se sentó con Yo Soy Segundo para un entrevista sincera, detallando cómo fue que conoció al amor de su vida Deidre y a su hija Isabella, quién fue diagnosticada con Síndrome de Down tres meses antes de su encuentro. El amor y el cuidado que Deidre demostraba hacia Isabella atrajo a Pujols hacia su futura esposa y orgullosamente tomó como si fuera suya a Isabella cuando contrajeron matrimonio en el 2000.

El diagnóstico de Síndrome de Down puede ser una experiencia de confusión emocional que impacta a más de 6.000 familias al año y con gastos médicos superiores de hasta 12 veces mayores que una familia promedio. Como madre soltera en ese entonces, Deidre sabía en pocos minutos después del nacimiento de Isabella que ella tenía Síndrome de Down. Preguntó a muchos padres que han enfrentado este desafío y le expresaron un sentido de alegría y llamado al criar a sus hijos. Para Albert y Deidre, este llamado tomó la forma de la Fundación Familia Pujols (Pujols Family Foundation / PFF) que empezó en el 2005 a dar conciencia acerca del Síndrome de Down.

La fundación crea conciencia, provee esperanza, y crea eventos memorables y de ayuda por familias impactadas por esta condición. Este trabajo se extiende más lejos de los Estados Unidos y del hogar nativo de Albert, República Dominicana, a ayudar a los niños de escasos recursos  a través de la educación, ayuda médica y bienes tangibles. En total, PFF anfitriona más de 100 eventos cada año alrededor del mundo.

“Es mi pasión. Tener a un niño con necesidades especiales cambia todo en tu vida. También, haber crecido en la República Dominicana me dió un entendimiento de la pobreza mundial”, remarca Pujols.

De todos los eventos organizacionales, los bailes son sus favoritos. “Somos anfitriones de bailes para niños y jóvenes con Síndrome de Down. Más de 1.000 personas con Síndrome de Down asisten a uno de nuestro bailes a través del país. Me encanta ver la felicidad en sus caras. ¡Me encanta verlos bailar! Es una noche de pura felicidad y alegría. En verdad es el lugar más feliz de la Tierra”

Cuando Albert y Deidre viajan alrededor del mundo, son transformados e inspirados por las familias y los niños que conocen. Mientras las necesidades especiales llegaron a ellos como una bola curva, Albert y su esposa lo han convertido en un home run para muchas familias a lo largo del mundo.

A pesar de la exitosa carrera de Albert en el baseball, no es más que un medio para el fin. “Dios me ha bendecido con la plataforma del baseball, para que podamos hacer funcionar esto”, compartió Pujols.

Tan demandante como puede ver ser su carrera, él se rehúsa a dejar que eso lo distraiga de su familia. Cuando está acaba de batear, corre por las bases lleno de pasión por su familia y por una gran comunidad con necesidades especiales. En mayo, la fundación celebrará diez años de servir a las familias con Síndrome de Down en los Estados Unidos y República Dominicana.

Para escuchar más acerca la historia de Albert, mira su video de Yo Soy Segundo aquí.